Hoy: por tu sonrisa

Hoy no es una carta de la Princesa de la Jungla de Asfalto, hoy es su Príncipe que la contesta después muchas. Una carta de amor para ella, con la que intenta que no se sienta atrapada, ni en su jungla, ni en su espacio, que sepa que aunque no lo dice como debería, la quiere en lo más profundo de su corazón y lo más exterior de su piel.

Muchas veces lo he tenido en mente y hoy me he decido. De todas las cartas que he pensado y que nunca he escrito, es la primera que me decido a escribir y que no pienso, no sé qué decir. Es una sensación extraña querer plasmar en letras lo que siento con una mirada, con una caricia, con un beso tuyo. Pero sobre todo es realmente difícil intentar escribir lo que siento con todos los recuerdo que tengo tuyos, ¿cómo se pueden traducir a vocablos? Por eso he tardado tanto en contestarte las cartas, mi princesa, porque no soy capaz. 
Ni mil palabras serian suficientes para describir tu sonrisa: la curva que forma, tus labios perfilados, la luz de tus dientes. Una de las muchas razones que encuentro para vivir. Cada día te diré una nueva, pero además encontraré otra oculta.
Tú estás en tu jungla, pero yo estoy en un palacio de hielo, encarcelado también, sin poder volar, puesto que tu sonrisa es la que me da las alas.
Si, hoy es tu sonrisa la que ilumina mi pensamiento, y la veo convertida en luna esta noche desde mi ventana cerrada por el frio.
El Príncipe de las Tierras Frías de Calor.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO